Éxito de TST en la industrialización y fabricación del Robot de Salud de Homedoctor

TST ha industrializado y fabricado el “Robot de Salud” con el que la empresa Homedoctor ha revolucionado la medicina a distancia en España y ha dejado obsoletos al resto de los sistemas de atención por vídeoconferencia. El Robot dispone de toda la tecnología necesaria para realizar pruebas diagnósticas desde casa. Para TST este proyecto ha significado un gran reto ya que, en menos de cinco meses, y en el contexto de una pandemia que demandaba con urgencia asistencia médica remota, se materializó la idea y se entregaron 10.000 unidades.

El Robot

El Robot de Salud de Homedoctor permite realizar un servicio diagnóstico completo desde casa, apoyado tanto en la vídeo consulta médica personal y directa por los doctores de Homedoctor como en la tecnología que Homedoctor lleva al hogar.

Los usuarios pueden medir la temperatura, monitorizar la presión arterial, realizar auscultaciones, oximetrías y electrocardiogramas. El sistema comunica automáticamente al equipo médico de Homedoctor las pruebas realizadas y se emite un diagnóstico profesional en tiempo real. Además, si el usuario necesita resolver dudas sobre su estado de salud o solicitar una cita, puede hacerlo pulsando el botón de Atención 24 horas. Por otra parte, las recetas se pueden recibir vía móvil y el seguimiento se realiza a través de la aplicación. La versión del robot se compone de dos partes:

  • Homedoctor Box: actúa como dispositivo de almacenamiento y base de carga del monitor de salud. También se utiliza como soporte del dispositivo móvil con el que se realiza la conexión remota con el doctor.
  • Monitor de salud: es un dispositivo electrónico que se encarga de registrar la presión arterial, electrocardiograma y el nivel de oxígeno en sangre del paciente. Todos estos datos son transmitidos, en tiempo real, a Homedoctor Brain, la herramienta que detecta patrones y ofrece medicina preventiva.

 

La puesta en marcha de la idea

La idea fue concebida por el equipo de Homedoctor pero había que convertirla en un producto final. La consultora FOM, experta en Industria 4.0, contactó con TST para los trabajos de industrialización y posterior fabricación en volumen. Tras analizar el proyecto, TST aceptó inmediatamente la propuesta con el reto de lanzar el producto en el menor plazo posible. Pero estábamos en el peor momento de la pandemia, con las fronteras cerradas y los países confinados. El mundo estaba paralizado y a la vez había una acuciante necesidad de asistencia médica remota.

El diseño del Robot fue realizado por IDDI Design, un estudio especializado en Negocios Híbridos. Con la continua colaboración de IDDI, TST se encargó de la industrialización. Tras la preceptiva certificación se puso en marcha toda la cadena de suministros, líneas de montajes, validación, control de calidad, empaquetado y logística.

La complejidad

Sin duda alguna, el gran reto fue pasar de un concepto a 10.000 unidades entregadas en menos de cinco meses en plena pandemia. Esta frase encierra numerosos retos, desde financieros, de coordinación de todos los actores participantes, cierre de requisitos, fabricación de moldes, validación de todos los aspectos estéticos, funcionales o de calidad.

Los proveedores

El contacto con los proveedores se realizó en todo momento por vía telefónica, por videoconferencia y correo electrónico. La pandemia fomentó el contacto y la confianza en proveedores locales, los cuales supieron adaptarse a la situación y consiguieron suministrar el material sin retrasos logísticos importantes. No obstante, para ciertos materiales no hubo más remedio que contactar con proveedores asiáticos y la logística resultó algo más compleja.

Todos los proveedores locales de este proyecto acreditan una excelente reputación en el sector, pero destacamos los trabajos realizados por EQDis y Muelles Castellón para las piezas metálicas y Matrican, Fameplast y Carlos Valero para los plásticos. Con respecto a los proveedores asiáticos fue difícil gestionar de manera eficaz la logística (por tierra, mar y aire) debido a la situación global. Hubo algunos retrasos en el acopio de materiales, principalmente por las lentas gestiones aduaneras y burocráticas en los países de origen. También los costes logísticos se dispararon debido a las restricciones de movilidad, cierre de aeropuertos, cancelación de vuelos, etc. Afortunadamente, TST contó con la inestimable colaboración de Rodrigo Cordero que pudo desbloquear las incidencias desde China.

El equipo

El equipo de TST que se ha hecho realidad el Robot de Homedoctor estuvo compuesto por once operarios de montaje, un supervisor de Producción, un Responsable del Proyecto y la implicación directa y diaria de la Gerencia. El CEO de TST, Francisco Alcalá, considera que este proyecto es un éxito de toda la compañía:

Ha sido, y sigue siendo, un reto apasionante para TST. Destaco cómo en TST
hemos materializado nuestros principios de servicio al cliente en un compromiso
completo con el proyecto, concretándolo en nuestra total flexibilidad para conciliar
las necesidades del cliente y las necesarias transformaciones en nuestra
organización para alcanzar los objetivos, adaptándonos a un entorno
extremadamente complejo para todos los actores implicados (tanto cliente como
proveedores) semana a semana. El haber conseguido esto dentro de los límites
temporales requeridos por el cliente y entregando el nivel de producción y calidad
necesarios han sido un éxito de todo el equipo de TST. Y por supuesto ha sido una
primera experiencia en un proyecto de integración de capacidades al que hemos
sido invitados por FOM junto con IDDI y al que esperamos que sigan muchos más”.