TST realiza pruebas de localización en exteriores con tecnología UWB, para vehículos autónomos

Tres ingenieros de TST han estado realizando pruebas de campo para validar la tecnología Ultra Wide Band (UWB) para localización en exteriores. Son las primeras demostraciones que se realizan para el proyecto europeo SECREDAS, de I+D en ciberseguridad para vehículos autónomos. En este artículo vamos a profundizar en todo el trabajo realizado.

En los últimos años se ha producido un creciente interés por los servicios de localización, sobre todo orientados al mercado de los dispositivos móviles ubicuos (smartphones, tabletas, relojes, etc.). Actualmente hay varias tecnologías y soluciones para determinar la posición de distintos tipos de elementos en su espacio operativo, como vehículos o personas, cada una con su grado específico de precisión y exactitud. Un servicio de localización ideal debería ser capaz de rastrear un elemento en cualquier lugar al que se desplace, tanto en interiores como en exteriores.

En el caso de los servicios de localización en exteriores se ha alcanzado un grado satisfactorio de madurez tecnológica, y eficacia, sobre todo con la tecnología GPS, pero no es suficiente. Aún no se dispone de un servicio de localización que aporte la precisión adecuada en aplicaciones de elevada exigencia. Para dar una respuesta a esta carencia, en TST estamos validando la viabilidad de la tecnología Ultra Wide Band (UWB), inicialmente concebida para soluciones de localización en interiores, para ofrecer soluciones en exteriores.

Dentro del proyecto SECREDAS, el uso de UWB se enmarca en la habilitación de un mecanismo para que los vehículos autónomos tengan capacidad de recibir información, con la suficiente antelación y precisión, sobre la presencia de obstáculos en la carretera, y posibilite que sus unidades de cómputo tomen la decisión oportuna modificando la trayectoria del vehículo, para evitar esos obstáculos.

La prueba de campo

Los dispositivos que hemos preparado para llevar a cabo las demostraciones se fundamentan en los módulos que suministra la compañía Decawave, que nos permiten conocer en profundidad la tecnología UWB.
La prueba de campo se realizó a lo largo de una mañana. Lo que hicimos fue delimitar una zona con balizas, calibrar sus posiciones con un telémetro y realizar un seguimiento, vía aplicación móvil, de un elemento que se desplazaba por el área balizada. El objetivo era verificar que, en todo momento, la posición ofrecida por la aplicación se correspondía con la ubicación del elemento móvil. Además, se efectuó un análisis de precisión comparando las medidas, registradas con el telémetro, con las ofrecidas por la tecnología UWB.

 

El lugar escogido, un aparcamiento, no es casual. Nuestras investigaciones han demostrado que la tecnología UWB presenta una estrecha relación entre precisión y rebotes de la señal contra obstáculos del entorno. Por ello, tras descartar otras ubicaciones que a priori resultaban más sugerentes, el equipo de TST optó por un aparcamiento junto a la santanderina playa de La Virgen del Mar, un entorno alejando del centro de la ciudad.

SECREDAS

Estas pruebas de campo son las primeras que se realizan para el proyecto europeo SECREDAS, una iniciativa que pretende dar un gran paso en materia de ciberseguridad, y tecnología segura, en vehículos autónomos, conectados y automatizados.
El proyecto se encuentra en su tercer y último año de ejecución. Los socios del consorcio están llevando a cabo las tareas de integración entre los diferentes elementos que compondrán los casos de uso propuestos para validar los hallazgos tecnológicos de SECREDAS.

En el caso de TST, el sistema de localización en exteriores basado en tecnología UWB se comunicará con los módulos dispuestos por INDRA y la información se trasladará a la unidad de procesamiento del vehículo aportado por CSIC-CAR, en cuyo circuito de Arganda del Rey se realizarán las pruebas de concepto oportunas.

Para más información: http://www.tst-sistemas.es/id-2/secredas/